La Psicología, especializada en el comportamiento humano y los procesos mentales, puede ser de enorme utilidad si se aplica al deporte de competición, como corroboran numerosos estudios y la experiencia personal de entrenadores y deportistas.

El funcionamiento psicológico de los jugadores puede influir, positiva o negativamente, en su funcionamiento físico, técnico y táctico-estratégico y, por tanto, en su rendimiento deportivo. Es por esta razón por la cual no nos podemos olvidar de integrar el trabajo psicológico dentro de nuestros entrenamientos, en el conjunto de la preparación global de los jugadores. No solo podemos preocuparnos del entrenamiento físico y estratégico. Debemos entrenar el TODO y esto incluye la mente.

Cuanto más preparemos la cabeza ante los retos competitivos y sus consecuencias (éxitos y fracasos), mejor preparación les estaremos brindando. Es necesario ampliar sus competencias psico-emocionales, facilitándoles las herramientas esenciales para gestionar sus emociones en pista y fuera de ella.

En Rivas, somos conscientes de la importancia del entrenamiento psicológico y, por ello, destinamos varias horas semanales al mismo. Este trabajo es posible gracias Continuar leyendo